Es en la madrugada, cuando nuestra mente nos juega una gran partida. Nos traslada a lo más profundo de nuestro subconsciente.

Este es un sueño que tuve y lo quise recrear en una historia…

Espero que les guste…

Vivir, Amar y Soñar

CAPITULO I

EL REENCUENTRO

Era diciembre del 2026, la vida de Sara había cambiado mucho en estos seis años, ella se había convertido en una mujer empoderada, en lo profesional iba cursando su tercera maestría, tenía un buen trabajo, y en lo personal, había construido un hogar, una familia junto a un ex amor que la supo reconquistar, respetarla y valorarla. Con ellos están tres hermosos niños: Gabriel de 26 años, Xaviera de 5 años y Fernando de 2 años. Fernando, su esposo, fue quien estuvo en los momentos más difíciles de su vida.

Era viernes, la fiesta de Navidad de la escuela donde estudiaba Xaviera, cursaba el primer año de educación básica. Es una niña preciosa de tez de color canela, ojos cafés y cabello lacio y negro. Ella tiene una ternura que endulza y encariña a todo quien la conoce, aparte de ser una niña muy inteligente.

Fernando es un padre muy responsable, él crio a Xaviera como si fuera su propia hija, él estaba encantado con su niña, tanto Fernando como Sara se turnaba en las asistencias en la escuela de su niña.

Sara caminaba apresurada por los pasillos de la escuela, cuando suena su celular, busca en su bolso y era llamada de su esposo. Ella contesta:

S: Hola cielo

F: Mi vida, ¿por dónde estás?

S: Llegando, ¿por dónde estás tú?

F: Estamos en el auditorio. ¡Ven rápido! que ya la función va a iniciar.

S: Ya voy, no soy correcaminos cielo… Te quiero…

F: Y yo a ti amor…

Mientras tanto en el auditorio, Fernando se encontraba conversando con el jefe del Área de Ciencias, además de profesor de Química de Bachillerato, el Msc. Xavier Vernaza. Él era una persona estricta con los estudiantes, pero buen profesor. Casado y con dos hijos: Alexa y José Xavier estudiaban en la institución que él laboraba. Alexa en la secundaria y José Xavier en la primaria.

Sara entraba al auditorio llegando a tiempo para la presentación de Xaviera, cuando Fernando voltea hacia atrás, la ve y va hacia a ella.

F: Amor, por fin llegaste

Fernando la saluda con un beso tierno en los labios

S: Vine lo más rápido posible, cielo. ¿Aburrido?

F: Te cuento que no. Me puse a conversar con un docente, me cayó súper bien. Ven que te lo presento.

Iban caminando, cuando sonó el teléfono de Sara y contesta:

S: Hola Bruja, ¡qué tal! Espera un momento…

Ella mira a su esposo y le dije:

S: Amor, anda que ya te sigo…

Fernando camina hacia el docente, entre tanto Sara habla con su mejor amiga Clarissa.

S: Ahora si mujer, qué te cuentas

C: ¿En dónde estás?

S: Estoy en la escuela de la nena, hoy es la presentación

C: Loca tengo que decirte algo urgente que descubrí.

Fernando llamaba a Sara y se dirigía dónde estaba ella, pero va acompañado del docente que había conocido en las tantas reuniones de padres de familia.

Clarissa le dice:

C: Sara ten cuidado porque…

S: ¿Cuidado de qué?

Cuando Sara gira y ve a Fernando en frente de ella con el docente que le había contado, pero no se imaginaba que se iba a encontrar con la persona que menos esperaba.

Clarissa y Fernando le hablan al mismo tiempo:

C: Xavier Vernaza trabaja en la escuela de Eloísa

F: Mi amor te presento al Msc. Xavier Vernaza

El cruce de miradas fue a cámara lenta, ellos se habían reencontrado después de cinco o seis años. Fue un encuentro inesperado.

Un eterno silencio se adueñó del momento, no dejaban de verse. Ese silencio se rompió con las palabras de Fernando.

F: ¿Amor, te pasa algo?

S: Un momento… Flaca después hablamos.

C: No me digas que lo viste.

S: Después hablamos.

F: ¿Sara, estas bien?

S: Si, si estoy bien…

F: Magister, ella es mi esposa.

X: Mucho gusto

S: El gusto es mío.

Estrecharon sus manos. Solo al tocarse sintieron esa electricidad, esa química que tenían renació. Luego se soltaron.

F: Amor, él es docente que te comenté hace un rato. Siempre nos hemos encontrado en las reuniones que pocas veces puedes venir.

S: Fernando, no es que yo no quiera venir, pero sabes bien que a veces mi tiempo es corto.

F: Lo sé, y lo poco que tienes nos los da a nosotros.

Xavier solo los miraba, no podía creer que la había encontrado, la tenía en frente de él. Se preguntaba ¿por qué? Ella había hecho su vida, se había casado, tenía su familia.

F: Disculpe profesor. Yo y mi melosería. Es que adoro esta mujer.

S: Cariño y la nena.

F: Ahí viene mi preciosa

En ese momento venía corriendo aquella chiquilla que le había robado el corazón desde que la conoció. No podía creer que era la hija de ella. De ella.

X: Mami, mami veniste

V: Hola mi Xavi

Fernando se acerca y le da un beso a la niña.

F: Profesor, ella es mi chiquita.

Xaviera mira al profesor y se lanza a los brazos del profesor.

X: Hola profesor.

Ella le da un beso en la mejilla.

X: Hola

F: Ah… ¿ustedes se conocen?

X: Si papi, él es el profesor que ha sido bueno conmigo. Él que les contaba.

Sara miraba admirada.

S: ¿Él era?

X: Si mami…

F: Profesor le agradezco mucho por su comportamiento y preocupación con mi nena

Xavier los miraba, luego la miraba a ella, después a la niña. No lo podía creer.

X: De nada, no se preocupe. Al final, ¿cómo se llama esta niña bonita?

F: Esta preciosura se llama…

En ese momento, la niña interrumpe:

X: Mi nombre es Xaviera, tengo 5 años y cumpliré 6 en febrero

Enseguida Xavier miró a Sara, ella trató de tranquilizarse.

Ese cruce de miradas, Sara se sentía descubierta.

Estaba ahí, al frente del verdadero padre de su hija y se preguntaba si él se dio cuenta. Si él descubrió la verdad.

 

Esto es solo el final del primer capítulo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *