image Casos y cosas me ocurren a diario, una ola de sentimientos desequilibran mi interior, tuvo que aparecer un ser que jamás en mi vida podía imaginar que llegara y pusiera mi mundo de cabeza.
Ese ser que con una caricia puede aumentar mi libido a niveles extraordinarios, ese ser que pudo derrumbar ese muro que tenía construido para no sentir dolor, llegó a lo más hondo y tomó mi alma.
Tuve los momentos extasiados de felicidad, así como los tuve, también tenían que irse, reaccioné y preferí alejarme porque no concibo que el dolor entre de nuevo a mi vida, no lo tolero, no lo deseo.
Quedan recuerdos, no negaré que necesito tenerlo pero más puede la razón y ella me dice que es mejor el adiós.
Solo te pido que me devuelvas lo que te llevaste…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *