Cuando la edad se te lleva la vida, se te escapa de las manos los años de existencia. Así me siento en estos momentos, me falta un año para llegar a los 40 y no me siento realizada totalmente profesionalmente. Se me está limitando la vida laboral.

Hoy en día, la mayoría de las veces, la edad se sobrepone en el aspecto laboral, algunos dicen que se necesita sangre nueva, pero no hay conocimiento, no hay intelecto. Me pregunto y ¿qué pasó con la ‘sangre vieja’? ¿qué pasó con el conocimiento y el intelecto profesional?

Según en un artículo de Universia indica que «todo trabajador debe conocer el perfil que posee, con el objetivo de saber para qué trabajos se encuentra capacitado. Esto facilitará enormemente la búsqueda de trabajo, pues el candidato sabrá discernir cuándo se encuentra apto para un puesto y cuándo necesita mayor preparación. Precisamente, conocer el perfil profesional es de vital importancia para formarse constantemente. Cuando uno tiene claro su perfil puede conocer su virtudes pero también sus carencias, y así trabajar en mejorarlas».

Sabemos que todos merecen la oportunidad de laborar, de ganarse el pan nuestro de cada día pero tampoco hay que desvalorar los años de los que se obtienen con la experiencia.

Estoy llegando a esa fase, siento temor a no llegar a mi próxima meta. Quiero y necesito un trabajo mejor. Confío en mis habilidades y capacidades. En este mes ya cumplo un año de ser profesional pero todavía siento que falta más.

Sé que con esfuerzo se puede lograr todo, y por supuesto con la voluntad de Pachuho (Diosito) ante todo.

Solo deseo una oportunidad de algo mejor…

Just a chance no more!…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *