En tus labios descansa mi primer temblor
mis primeras caricias mudas
ilusiones y sueños solo para dos
rebeldías, pecados…
Y hoy mi cuerpo reclama lo que descubrió
en un abrazo aprendí de ti, soñador
la palabra amor
aprendí y de qué sirvió si ahora faltas tú
Ahora soy el silencio y me quedo aquí
entre todo lo que fue tuyo
me confundo en recuerdos y no sé mentir
quiero estar a tu lado
Y hoy mi cuerpo reclama lo que descubrió
en un abrazo aprendí de ti, dulce seductor
la palabra amor
aprendí y de qué sirvió si ahora faltas tu
Aprendí a inventar valor cuando falta
y ya ves, no aprendí a renunciar a ti…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *